És la primera escuela de artes y oficios privada de Bután con el objetivo de dar acceso a la educación a los chicos y chicas más pobres del país.

Rodeado al norte por el Tíbet y al sur per la India, Bután es un pequeño reino situado en la región del Himalaya y rodeado de algunas de las montañas más formidables del mundo.

En esta región arraigó una antigua rama del budismo, la cual dejó una forma de arte mística que rebelaba un cosmos, basado en el hinduismo, con demonios y deidades metamorfoseadas por la brujería y por creencias ancestrales. Hoy en día, Bután ofrece un arte imaginativo y único que ha sobrevivido sin cambios a través de los siglos.

Hasta no hace mucho tiempo, esta herencia artística ha ido pasando de generación en generación, pero la tecnología moderna y otras influencias externas han empezado a poner en peligro las tradiciones milenarias butanesas. La gente joven ya no aprende el oficio de sus padres. Por ley, en Bután el arte es esencial para la identidad nacional y para la economía. Los artistas y grabadores encuentran trabajo con mucha facilidad ya que no solo los edificios públicos requieren ornamentación elaborada tradicionalmente, sino que también es necesaria la restauración de murales religiosos y de iconografía de monasterios, templos, fortalezas y de otras construcciones butanesas.

La Choki Traditional Art School (CTAS) fue creada en abril de 1999 en conmemoración del jubileo de plata de Su Majestad. La escuela fue una iniciativa privada para dar apoyo a la juventud menos afortunada y ayudar al Gobierno a conseguir sus objetivos de preservación de la cultura y la tradición del país y ofrecer oportunidades de trabajo a los jóvenes. Hoy, la escuela está dirigida por los siete miembros de la familia Choki y por un personal docente formado por ocho personas. Hasta el año 2002, la escuela fue financiada por la familia Choki a través de una tienda donde la escuela vende algunos de los trabajos de los estudiantes. El año 2003, los alumnos de tercer curso ganaron un concurso público para pintar y decorar un nuevo edificio gubernamental en Bumthangm. A finales de 2005, los estudiantes de CTAS habían pintado 13 edificios, 3 de los cuales eran encargos ganados en concurso público.

CTAS ARTE TRADICIONAL BHUTAN PINTURA

El año 2002, la Himalayan Youth Foundation (con quien la Mountaineers For Himalayas Foundation ya colabora en el proyecto del Kailash Home en Katmandú, Nepal) dio los fondos para la construcción de un baño para los estudiantes. En 2003, gracias a un generoso donativo, la HYF fue capaz de garantizar la construcción de un dormitorio para 120 camas (las obras finalizaron en mayo de 2005). Con el objetivo de facilitar el acceso de las chicas a la escuela, en diciembre de 2007 CTAS recibió un donativo privado de 95.000$ para la construcción específica de un dormitorio para chicas y de un espacio polivalente que serviría a la vez de cocina y comedor (las obras se iniciaron en enero de 2008). Durante el 2008, MHF participó en el proyecto con un compromiso de apadrinamiento de 2 estudiantes durante 6 años y con la adquisición de un vehículo 4×4.

Actualmente, 98 chicos y 46 chicas están matriculados en la escuela, que ofrece un programa escolar de 6 años durante los cuales los alumnos aprenden a pintar, a gravar en madera, a esculpir, a tejer y a bordar. Además, los estudiantes aprenden inglés, matemáticas y el Dzongka (lengua tradicional butanesa). La escuela se hace cargo de las matrículas, del comedor y del alojamiento durante los 6 años de escolaridad. Durante una visita a Bután el año 2008, Mario Fontana tuvo la oportunidad de visitar la CTAS y decidió implicarse realizando una primera inversión. La relación con la escuela se desarrolló hasta que en mayo de 2010, coincidiendo con las celebraciones del 10º aniversario de la escuela, la Fontana Foundation de Suiza cogió el relevo de HYF asumiendo la plena responsabilidad financiera de CTAS.