Rehabilitación de la Escuela-Residencia Jatson Chumig (Lhasa, Tibet)

Jatson Chumig es una escuela-residencia de Lhasu, en las afueras de Lhasa, Tibet, dode la población es mayoritariamente campesina y con pocos recursos.

La escuela-residencia acoge a un centenar de niños y niñas de la calle. Son niños de familias desestructuradas, huérfanos y minusválidos marginados que vivían en la calle mendigando, con malnutrición crónica, higiene inexistente y ropa inadecuada por las bajas temperaturas del país.

Los tibetanos vivían en pequeñas comunidades rurales con normas muy establecidas y fuertes lazos de unión y solidaridad y los niños que perdían los padres eran acogidos por otras familias. Los cambios drásticos sobrevenidos en el Tíbet han roto el sistema tradicional tibetano (existen severas leyes de planificación familiar), empobrecido a muchos campesinos que ya no pueden mantener a sus hijos y la promesa de una vida mejor en la ciudad favorece la inmigración. Catástrofes naturales ocurridas en los últimos años han agravado la situación, ya al límite, de la población rural. En esta situación caótica, los huérfanos no encuentran familias de adopción y muchos son abandonados.

Jatson ChumigDel 1995 al 2009, Comunidad Humana, ONG de un grupo de voluntarios españoles de Aranjuez (Madrid), trabajó conjuntamente con un socio local para dar apoyo a los niños necesitados del Tibet. Su actividad se concentró básicamente en tres ámbitos:

– Organizar orfanatos y escuelas.
– Facilitar atención mèdica y rehabilitación, sobre todo a discapacitados físicos y psíquicos.
– Apadrinar niños.

Fue pionera en su iniciativa con la población infantil, focalizando en dos grupos muy desatendidos: minusválidos y huérfanos.

CH rehabilitó la escuela/residencia de Jatson Chumig donde hay escolarizados un centenar de niños y niñas. El recinto del hogar fue construido en el 1998. Para efectuar estas mejoras, fueron necesarios 19.000€ para gastos materiales y 3.500€ para gastos de gestión y logística. La Empresa Mckinsey SL, dio 5.000€. La ONG Handicapped International ofreció, por la adaptación de servicios para minusválidos, 800€, y MHF cubrió los gastos materiales de 9.200€, gracias a una subvención del Ministerio de Salud y Bienestar del Gobierno de Andorra de cerca de 5.000€. El plazo de ejecución fue de 4 meses, de noviembre del 2003 en febrero del 2004.

La acción consistió al reparar las viviendas y las aulas del hogar, que estaban muy malogrados por el duro clima, así como mejorar urgentemente las condiciones higiénicas y materiales de los niños, con objeto de asegurar la salud, el bienestar y unas óptimas condiciones de vida. Las mejoras han conseguido que:

ComputerClass2

  • Los niños minusvàlidos se emancipen de sus compañeros, cosa esencial para su salud psicológica y por su preparación como adultos independientes.
  • Las aules estén más limpias y aisladas, mejorando así el ambiente de estudio.
  • Las habitaciones sean más espaciosas y ofrezcan más intimidad, menos enfermedades.
  • Los servicios sean mucho más higiénicos, no se acumulen excrementos, malos olores, moscas ni parásitos.