La Himalayan Children’s Foundation (HCF) se formó el año 1997, juntamente con la ayuda del Sr. Hubert Secretan y de la Greendale Foundation de Guernsey, para formalizar su actividad y darle una estructura. Inicialmente, los niños se alojaban en casa de un profesor.

En 1997, David Bidwell y Micheline Kramer de Winter Park, Florida, se conocieron durante un trekking en la región de Mustang. Ella se ofreció a colaborar con la HCF y, con su ayuda, durante los cuatro años siguientes el proyecto creció de 6 a 38 niños y fue bautizado como Kailash Home.

En 2002, Bidwell y Kramer cofundaron la Himalayan Youth Foundation (HYF), con sede en Florida (EUA), con estatus de Fundación 501 C 3, y con Kramer como presidenta y Bidwell como vicepresidente.

Ese mismo año, Mountaineers for the Himalayas Foundation (MHF) entró en contacto con la HYF y la HCF y empezó la colaboración en el Kailash Home.

En mayo de 2010, MHF pasó a asumir la gestión global del Kailash Home.

Los objetivos del proyecto son:

  • localizar a niños huérfanos, pobres o desamparados de las zonas montañosas más remotas de Nepal y proporcionarles un alto nivel educativo en Katmandú,
  • acordar protección y apoyo para los niños en un hogar a cargo de HCF,
  • proporcionar apoyo médico y general a los niños,
  • facilitarles un aprendizaje para hacerlos autosuficientes,
  • proporcionarles un aprendizaje en varias artes y música,

A fecha de hoy, el Kailash Home se encarga de la educación de 98 niños y niñas.

En 2009, empezó los estudios universitarios el primer chico del Kailash Home, Ang Kami Lama.

Nuestros niños y niñas están matriculados en 4 de las mejores escuelas de Katmandú:

  • YHBHS
  • Marasanovar Primary School
  • Namgyal High School
  • Trinity College

Cada estudiante es mantenido por un padrino que se compromete a financiarle la educación durante seis años, con la posibilidad de renovación. Apadrinar un niño

HCF es quien gestiona el Kailash Home in situ y asegura un ambiente acogedor, a la vez que anima el contacto personal entre el padrino y el estudiante a través de cartas y correos electrónicos y a través de informes periódicos sobre los avances del estudiante en la escuela.

También se anima a los niños en la práctica de actividades extra curriculares como la danza, la participación en una orquestra o en un coro, la natación, la escalada, las excursiones, los cursos de informática, etc.

A parte de todo esto, cuatro tutores a tiempo parcial están disponibles en el Kailash para ayudar a los niños con los deberes de la escuela, y dos profesores de música contratados enseñan música moderna y música tradicional nepalí y tibetana.